Historia de San Amador de Tucci

Historia de San Amador de Tucci

Primer Santo de la Diócesis de Jaén

 

San Amador de Martos, primer Santo de la Diócesis de Jaén, fue hijo de padres cristianos, que a pesar de que en el siglo IV, Tucci (ahora Martos) estaba bajo el dominio del imperio árabe, conservaban la religión cristiana. Se ignora el nombre de sus padres, aunque si se conoce que tuvo hermanos.

 

Siendo muy joven, San Amador fue a Córdoba a estudiar, ciudad que entonces era la cabecera del Imperio Árabe, y donde “florecían los estudios y las Letras Sagradas”. Debido a que en Córdoba se recibía una mejor formación que la que podría recibir en aquellos tiempos en Martos, el padre de San Amador, viendo que era bueno para su hijo Amador, también se fue con sus demás hijos a Córdoba. Según unos escritos de San Eulogio, San Amador era un joven muy aplicado a los estudios, no sólo en literatura, sino en valores tales como prudencia y honestidad, por lo que atraído por la vida casta y el servicio de las iglesias, estudió y fue ordenado sacerdote.

 

En aquella época, reinaba en Córdoba Mahomad I, hijo de Abderramán II, gran enemigo y perseguidor de cristianos, del que heredó su odio hacia la Iglesia Mozárabe, a la cual perseguía. Con tan sólo decir algo en el nombre de Cristo, eran ejecutados.  San Amador, “encendido en deseo de martirio y celo de la religión” todo ello nacido de su ardiente amor a Cristo, se puso en contacto con dos amigos suyos cordobeses: el más intimo, Luís, hermano de S. Pablo diácono (que fue martirizado en el año 851) y pariente de San Eulogio, y un monje cuyo nombre era Pedro.

 

Estos tres amigos, impulsados por el amor a Cristo y con la fortaleza del Espíritu Santo, decidieron predicar el Evangelio, confesando públicamente el nombre de Jesucristo, único Señor, negando de este modo toda credibilidad hacia el falso Mahoma. Los prendieron, y se los llevaron con la orden de que fueran ejecutados a muerte con la mayor brevedad. Los tres jóvenes, encabezados por nuestro Santo Patrón, seguían alabando a Dios, hasta el momento en el que fueron ejecutados.

 

Estaban condenados a ser degollados. Su martirio fue el último día del mes de abril (30 de abril), en el año 855, siendo rey Mahomad. El tirano mandó echar los santos cuerpos en el río Guadalquivir, para que fueran comidos por los peces para que los cristianos no pudieran darles sepultura ni conservar ninguna reliquia. El cuerpo de San Amador no apareció. Por el contrario, el de Pedro fue sepultado en el monasterio de Peñamelaria, de la Sierra de Córdoba y el de Luís, en la villa de Palma.

 

Aunque el martirio de San Amador fue el 30 de abril, en Jaén, y sobre todo en Martos, se celebra su festividad el 5 de mayo, puesto que anteriormente había otro rito introducido el 30 de abril.

 

F. J.  Luque Castillo

Bibliografía:

“La historia de San Amador según fr. Juan Lendínez”

“Vida de San Amador según un autor jiennense del siglo XVII”

Mi Patrón 2ª Época

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Noticias y Novedades. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Historia de San Amador de Tucci

  1. Luis M. dijo:

    lo que no me queda claro es lo de las fechas. ¿qué quiere decir que había otro rito introducido el 30 de abril? Un saludo Luis M. Luque

  2. Francisco Javier dijo:

    Quiere decir que el día 30 de abril, se celebraba a otro Santo, o alguna otra festividad. Entonces decidieron pasar la festividad de San Amador al 5 de mayo. Lo que no sé es cúal era se rito. He buscado información, pero no lo encuentro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s